Soy Mamá

Soy Mamá

Tips de finanzas para mamás

Ser mamá es un trabajo a tiempo completo que requiere conocimientos en prácticamente casi todas las áreas. Por supuesto que las finanzas también son un tema muy importante que toda mamá debe manejar. Y no cabe duda de que las mamás son las administradoras por excelencia, logrando hacer magia para cubrir con todos los gastos del hogar, sin embargo existen consejos muy valiosos que te ayudarán a administrar aún mejor tus finanzas y las de tu familia.

1. Lleva un control

Con la ayuda de un registro detallado de tus ingresos y gastos podrás administrar mejor tus recursos y los de tu familia, desde las mensualidades de colegio, transporte y materiales escolares, hasta los regalos que debes comprar cuando inviten a tu hijo a una  fiesta de cumpleaños. Tener un presupuesto te facilitará el ahorro y te ayudará a saber la capacidad de pago con la que cuentas para no caer en deudas. Recuerda que el hábito del ahorro necesita de constancia, destina un porcentaje fijo de tus ingresos para esto.

2. Organízate

Asigna funciones y responsabilidades para cada integrante de tu familia. Con la ayuda de su cooperación, realizar las actividades necesarias para el cuidado del hogar será mucho más sencillo. Puede que estés gastando en cosas que no necesitas, aunque parezcan pequeñas, se pueden convertir en una fuga para tus finanzas familiares y puedes descubrir en ellas posibilidades de ahorro, por ejemplo: si cuentas con personal externo que te ayude a lavar, planchar o pasear a tu mascota; puede ser un buen momento para asignar esas actividades a un integrante de la familia.

 

3. Ten prioridades  

Registra las cosas que desean alcanzar como familia conforme a su importancia, investiga y calcula cuánto necesitan para alcanzar cada objetivo. Sólo recuerda que una meta debe de ser realista.

4. Mantén una buena comunicación 

Es importante que no escondas las dificultades económicas ni a tus hijos, ni a tu pareja. Es importante que los hijos conozcan el esfuerzo que representa ganar el dinero y lo que cuesta el nivel de vida que llevan, eso ayuda a valorar las cosas y a entender cuando se presentan las dificultades.

5. Asegúrate 

Si papá fallece, seguro genera una conmoción fuerte en términos de ingresos, pero si mamá falta, agárrense. El choque no sólo implicaría un ingreso incompleto, implica que la familia debe encontrar cómo hacer todo lo que hace mamá y seguir adelante . Por eso sé una mamá segura: tener un seguro de vida es fundamental como estrategia de previsión.