Soy Mamá

Soy Mamá

Secretos para criar a un buen niño

Todas queremos ser las mejores madres para nuestros hijos pero más que eso queremos que ellos sean niños buenos, que crezcan y se conviertan en el buen futuro del mundo.  Más allá del amor que como padres podemos brindarles, te dejamos varios valiosos consejos que los académicos de Harvard nos dieron sobre cómo educar a nuestros hijos para que sean amable, responsables y compasivos.

  • Enséñale a tu hijo a controlar sus emociones

Saber controlar y sobretodo canalizar nuestras emociones es vital para tener una vida plena. Emociones como la ira, la tristeza y la decepción pueden afectarnos como adultos. Cuando tu hijo esté en un estado de calma, enséñales el siguiente truco: primero respirar profundamente a través de su nariz, luego a través de su boca, y contar hasta cinco. No dejar que nuestras emociones nos controlen desde pequeños  nos ayudará a lo largo de nuestra vida.

  • Háblale  sobre asumir la responsabilidad de sus acciones

Los niños deben saber que sus acciones conllevan a consecuencias buenas o malas. Como padres debemos hablarles sobre la importancia de los valores como el respeto y la generosidad. Pero más que hablarles sobre ello, debemos ser su principal ejemplo a seguir.

  • Enséñale a tu hijo a ser compasivo y ayudar a los débiles

La empatía es la capacidad de percibir lo que otro ser puede sentir, es muy importante que tu hijo tenga la capacidad de sentir compasión no sólo por sus seres queridos y amigos, sino también por todos los que necesitan ayuda.

  • Enséñale a tu hijo a ser agradecido

Es importante que tu hijo nunca se sienta demasiado tímido para reconocer que está agradecido por algo o alguien, recuérdale que diga gracias siempre que sea necesario. La investigación ha demostrado que las personas que se atreven a expresar su gratitud son más felices y saludables que los que no lo hacen.

  • Pasen más tiempo juntos

Tener una relación basada en la confianza es esencial. Si toda la comunicación que tienes con tu hijo se reduce a hablar de disciplina, entonces las cosas no irán por buen camino. Habla con el, escúchalo, vayan de viaje a algún lugar, y, por supuesto, nunca te olvides de mostrarle lo mucho que lo amas.