Mujer real

Mujer real

No sufras más por las cicatrices

La mayoría de nosotras tiene una cicatriz generada por el acné, estrías a raíz de la adolescencia, o alguna quemadura por cocinar, cualquiera que sea su procedencia, no podemos evitar sentir molestia con respecto a ellas y buscamos la manera más rápida y efectiva de borrarlas de manera permanente.

Las cicatrices son lesiones circunscritas de múltiples formas y tamaños, pueden ser elevadas o deprimidas. Suelen aparecer cuando el tejido epitelial es desgarrado, haciendo que se restituya a través de otros llamados “fibroblastos” que cubren la herida. Esto quiere decir que una cicatriz es una alteración de la apariencia dérmica, consecuencia del daño y reparación de la misma.

La clasificación de las cicatrices mediante de sus características:
  • Queloides: Son de color rosado o púrpura, con los contornos bien desmarcados. Son irregulares, sobrepasan los márgenes de la herida. Pueden tener efectos de picazón y dolor.
  • Hipertróficas: Consideradas una lesión fibrosa, levantada y enrojecida. Se forma solo sobre la superficie de la herida.
  • Atrófica: Estas presentan disminución del tamaño y su característica principal es la pérdida del dibujo normal de la piel.

El Dr Edwin González afirma que el proceso de cicatrización es natural y va directo a regenerar la dermis y epidermis  que ha sufrido la herida. Este comprende varias etapas, las cuales no siempre tienen los resultados deseados. Por eso, muchas personas recurren a métodos para remover estas molestas marcas.

Los tipos de sistemas más comunes para remover las cicatrices:
  • Luz pulsada intensa: Es aplicada para mejorar el color rojo-rosado en todas las cicatrice recientes, incluyendo las estrías. Se utiliza una luz intensa que penetra en los tejidos, convirtiéndose en energía térmica. El calor lo absorben los vasos dilatados y elimina el pigmento dado durante el proceso de cicatrización.
  • Láser Neodimio YAG: Utilizado para estrías blancas, rojas y cualquier cicatriz reciente, menores a seis meses. Consiste en la emisión de una serie de pulsos de alta energía que se dan en breves espacios de tiempos disminuyendo el riesgo de formación de un queloide.
  • Laser Erbio YAG: Especial para cicatrices hipertróficas, atróficas y queloides. Consiste en una serie de pulsos de alta energía los cuales provocan la vaporización de la capa superficial de la epidermis, y parte de la dermis, con lo que se consigue remodelar la apariencia de las cicatrices
  • Láser CO2 Fraccionado: Utilizado para cualquier tipo de cicatriz atrófica, hipertrófica o cicatrices post-acné. Su aplicación permite remover las capas de tejido de la piel en un procedimiento fraccional.

Estos tratamientos se amoldan directamente al paciente dependiendo de cada herida.

Los beneficios del láser:
  • No molesta, no requiere cirugía
  • Requiere muy poco reposo
  • Tiene alto porcentaje de éxito y permanentes

Mi recomendación es que debes de tratar las cicatrices apenas aparezcan, el resultado siempre será mejor.