Mujer real

Mujer real

Mitos sobre la cirugía plástica que debemos dejar de creer

Actualmente vivimos en un mundo donde la cirugía plástica es el pan nuestro de cada día, es muy probable que la persona que menos piensas tenga su retoque, que lo admita ya es otra cosa. A pesar de que la cirugía plástica es súper común aún existen muchos mitos y tabúes a su alrededor. A continuación te dejamos los mitos más comunes que debes dejar de creer.

 

  • La cirugía plástica es solo para mujeres

¡Falso! La cirugía plástica es algo general y universal. Desde los más jóvenes hasta personas mayores pueden someterse a diferentes procedimientos. Las estadísticas revelan que los hombres a menudo solicitan cirugías como aumento de pectorales, cirugía en el mentón, definición muscular e implantes capilares.

  • La cirugía plástica es exclusivamente estética

Hoy en día muchas personas continúan con la creencia de que la cirugía plástica es meramente estética, pero en realidad no es así. Si bien hay casos completamente estéticos también hay otros en los que la cirugía estética es la única opción para que una persona pueda tener una vida normal, este es el caso de la cirugía reconstructiva. En otros casos la cirugía plástica corrige defectos que vienen desde el nacimiento como senos disparejos y tabiques desviados.

  • La cirugía plástica es muy riesgosa

Cualquier operación significa un riesgo para la salud, sea una cirugía plástica o no los riesgos de complicaciones, hemorragias, exposición a bacterias, etc son exactamente iguales. Si la cirugía la está realizando un médico profesional y se están cumpliendo todos los parámetros de seguridad y cuidado del paciente, además de que la cirugía se haga en un hospital o clínica con todo el equipo necesario los riesgos se minimizan considerablemente. El cuidado post operatorio es otro factor determinante.

  • Los implantes de seno aumentan las probabilidades de padecer de cáncer de seno 

No existe ninguna evidencia científica que compruebe esto. El tener implantes mamarios tampoco supone ningún impedimento para poder realizar exámenes preventivos o de exploraciones en los senos, ni tienen efecto en los resultados de los mismos. Los implantes de seno tampoco impiden la lactancia materna.