Vivir Viviana

Vivir Viviana

Mi experiencia de ser madre después de los 40

La maternidad a los 40, como fue mi caso, tiene una connotación muy especial.

Para todas las mujeres la maternidad implica un sentimiento maternal que algunas tenemos más acentuado que otras, pero que al final siempre terminas de aprender cuando eres madre, a cualquier edad. Sin embargo, a los 40 años, que fue mi caso, 42 y 44, yo sí deseaba la maternidad. Desde que tenía 26 años estuve clarita, me demoré un poco por la profesión y otras cosas de la vida, como las relaciones y el trabajo, y fui postergando. Pero siento que a mí me llegó en el momento en el que estaba lista para recibirlo.

Muchos dicen: “Wow, ¿cómo tienes energía?”. Yo siento que tengo una energía adicional que antes no tenía y que viene dada por el motor que constituyen mis hijos. Si bien ese motor tú lo sientes a temprana edad, también lo sientes más tarde. A veces siento que tengo más energía que muchachitas que son más jóvenes, o son mamás más jóvenes de lo que yo soy, y yo lo justifico porque quizás entiendes un poco más el valor o lo que te costó tener a tus hijos, le empiezas a dar más valor a esos momentos que compartes con ellos; sabes que viviste muchísimo, trabajaste, te desarrollaste como mujer, como profesional, y ahora este es el momento de dedicarte a ellos.

En cambio, cuando eres joven, quizás estás haciendo todo al mismo tiempo. Sí pienso que la madurez te da una apreciación de los hijos distinta, eres más flexible en muchas cosas, empiezas a ser más estricta en otras, porque has vivido y sabes lo que les va a funcionar cuando sean más grandes, porque tú ya lo eres y sabes lo que te funcionó y lo que no, entonces dejas de darle peso a cosas que muchas veces no van a influir en nada en su vida, y que no logras ver porque eres inmaduro todavía.

Aunque todos tienen que vivir su experiencia, a veces también los dejas. Al ser madre después de los 40 eres muy mamá gallina, pero los sueltas por ratos. Yo creo que el tener vida, el tener escuela y el tener aprendizaje, te da otra visión de la maternidad y la aplicas con tus hijos.

Sin embargo, cualquier edad es maravillosa. A mí me tocó en esta y lo agradezco enormemente, hubiera tenido muchos más porque creo que todos saben que adoro a los niños, hubiese tenido 4, 5…, me habría vuelto loca, ¡de verdad me encantan! Pero siempre llegan en el momento en el que estás lista para recibirlos, en el momento que te toca y ese fue mi caso.

 

Viviana Gibelli