Mujer real

Mujer real

¡Él me pega pero yo sé que me ama! | Dra. Belkis Carrillo

¿Cuántas de ustedes creen realmente que si alguien las golpea, a veces hasta hacerlas sangrar, de verdad las ama? ¿Quién les dijo que el amor es compatible con el maltrato (en cualquiera de sus formas)? ¿Por qué te sientes culpable de dejar a alguien que te hace daño?

me-pega-se-me-ama-dra-belkis-carrillo


En nuestra cultura se valora más el tener pareja que el ser feliz, a menudo escuchamos a nuestras madres y abuelas decir, “no importa mija que no cambie, una por amor soporta lo que sea”, “no importa que a veces se moleste y se salga de sus casillas, él es su marido, usted no está sola en la vida”

¡Y en esos casos más valdría estar solas! Y es justamente anclada en estas creencias irracionales, que está también relacionada la infelicidad de muchas mujeres de hoy, que creen que lo importante es mantener una relación, cueste lo que cueste, que acompañadas valen más, que debe haber algo malo con aquellas que pasan mucho tiempo solteras. Y en pro de cumplir con estos estándares, entran en relaciones destructivas pero “necesarias”.

El maltrato físico, así como el psicológico siempre será infringido por personas con un pasado triste y doloroso. La mayoría de los niños abusados, maltratados y abandonados, serán hombres que “destruirán a su pareja”, y les harán pagar las facturas que les deben sus padres, por una infancia cargada de dolor. Así que nunca asumas que esa violencia es tu responsabilidad, que tú la provocaste, que te la mereces.

En lugar de eso, busca ayuda. Una vez una paciente me dijo: “Quizás yo estoy aquí puesta por Dios para ayudarlo, por eso no lo dejo aunque me maltrate”. ¡NO! No hay dios en el mundo que avale tu sufrimiento, que sacrifique a un ser humano en pro de otro, eso no tiene coherencia. Y si existe un Dios así, pues no vale la pena serle fiel, ¿no creen?

Entiendan que muchas veces son ustedes mismas justificando lo injustificable, ¿para qué? Para no tener que pasar por el duelo, para no tener que extrañar las cosas buenas, que esa persona también tiene, para no tener que lidiar con el miedo de “sola otra vez”, para no tener que ver al susodicho con otras. Solo quieren evitar el  dolor del cambio y de salir de su zona conocida y por eso se provocan otro peor.

En situaciones como estas, a veces no hay opción positiva. Solo hay una que causa menor daño que la otra. “Me duele dejarlo y me duele quedarme con él”. ¿Cuál me produce más daño? ¿Cuál acaba con mi autoestima? ¿Cuál pone en riesgo mi vida? ¿En cuál de estas opciones tengo más control de mi misma y de mis emociones?

Haz este ejercicio de autoconocimiento y recupérate a ti misma. No permitas que nadie te agreda, vaciando en ti sus frustraciones. Y si quieres sigue amando la parte buena de el, entendiendo que la parte mala, hace necesario que tomes distancia. Cuando hay agresión física, las probabilidades de que los daños sean irreversibles y con secuelas, es enorme. ¡No te hagas eso!

 

Escrito por Belkis Carrillo

Psicóloga Venezolana. Coach. Terapeuta de Parejas. Conferencista

www.psicoespacio.net

Instagram @psico_espacio

Twitter @psico_espacio