Lo de Hoy

Madre Teresa de Calcuta, una vida entera al servicio de la humanidad

Agnes Gonxha Bojaxhiu era el nombre real de la conocida Madre Teresa de Calculta, quien en 1979 ganó el premio Nobel de la Paz.

 

Junto a sus obras de misericordia realizadas en cada uno de sus viajes la catapultaron como una mujer misionera que atendió a pobres, enfermos, huérfanos y hasta moribundos.

Adoptó el nombre de “Teresa” motivada por su vocación, tomando como referencia a la santa patrona de los misioneros Teresa de Lisieux. Con respecto a su nombramiento “De Calcuta” surge debido a que fue en esa ciudad de la India donde estuvo realizando sus primeras y más importantes labores ofrecidas a los habitantes de ese lugar.

Pareciera que no hubiese encontrado límites dentro de su servicio, pues se hizo defensora de los pobres e indefensos y su labor humanitaria le permitió compartir con muchos enfermos. Demostrando que la condición de las personas no es una excusa para dejar de ayudar.

Entre sus frases más relevantes se encuentran:

  • “La paz comienza con una sonrisa”.
  • “El que no vive para servir, no sirve para vivir”.
  • “Hay que hacer las cosas ordinarias, con un amor extraordinario”.
  • “Muchas veces basta una palabra, una mirada, para llenar el corazón de un niño”.
  • “Pasamos mucho tiempo ganándonos la vida, pero no el suficiente tiempo viviéndola”.
  • “No podemos hacer grandes cosas, pero sí cosas pequeñas con un gran amor”.

Su acto de la canonización fue aprobado por el papa Francisco en diciembre de 2015 tras el reconocimiento realizado por la Congregación para las Causas de los Santos debido a la curación de un brasileño enfermo que se encontraba en estado terminal.

A 20 años de su muerte, se conmemora su legado de fe, humildad y amor.