Mujer real

Mujer real

Leyes del karma que cambiarán tu vida

Todos hemos escuchado hablar del karma, pero realmente ¿qué es y cómo funciona? 

El karma es una energía invisible e inmensurable que se genera a partir de los actos de las personas.

Es una creencia central compartida por varias doctrinas entre ellas el hinduismo y el budismo.

El karma es la ley de la causa y el efecto, una ley inquebrantable del universo, en donde tus acciones crean el futuro, y la razón por la cual tu destino no está escrito se debe a que eres libre de elegir.

A continuación compartimos contigo 12 leyes del karma que cambiarán tu vida

 

1. La Gran Ley o la Ley de la causa y efecto:

“Como siembras, así cosecharás”

Esta ley consiste en que tus pensamientos y tus actos tienen consecuencias, buenas o malas. Si deseas paz, amor, armonía, prosperidad o riqueza, debes estar dispuesto a actuar con base en este deseo.

La energía que inviertes en lo que haces (bien sean acciones o pensamientos), tiene un efecto, inmediato o no.

 

2. La Ley de la Creación:

“Lo que deseamos viene a través de la participación”

La vida que tenemos a nuestro alrededor fue creada a partir de las intenciones de alguien más. Al ser uno solo con el universo, nuestras intensiones determinan la evolución de la creación.

Debido a que lo que nos rodea termina siendo parte de nosotros, es nuestra responsabilidad asegurarnos que aquello que nos rodea nos conduzca hacia nuestros deseos.

 

3. La Ley de la Humildad:

“Rehusarse a aceptar lo que es, no hará que esto cambie”

La aceptación es una virtud casi universal de la mayoría de creencias. Dicho de una manera más simple, primero debes aceptar las circunstancias para poder cambiarlas.

Si decides enfocarte en lo negativo, en lugar de hacer cambios para enfrentarlo, nos estamos comprometiendo con un ejercicio cuyo resultado es de suma cero.

 

4. La Ley del Crecimiento:

“Nuestro propio crecimiento está por encima de cualquier circunstancia”

Lo única cosa sobre la cual tienes el control es tú mismo. Así que piensa que la posterior acción, o inacción, darán lugar a circunstancias positivas o negativas en tu vida.

El verdadero cambio solo ocurre cuando te comprometes a cambiar lo que hay en tu corazón.

 

5. La Ley de la Responsabilidad:

“Nuestras vidas son producto de nuestro propio hacer, nada más”

Cuando experimentas turbulencias en tu vida, suele haber turbulencias internas. Si deseas cambiar tu vida, primero debes cambiar el marco de tus pensamientos y de aquello que te rodeas.

 

6. La Ley de la Conexión:

“Todo en el Universo está conectado, tanto lo pequeño y lo grande”

Nuestro pasado, presente y futuro están conectados. Es por esto que debemos trabajar en cambiar estas conexiones si deseamos vivir algo diferente.

No existe paso –ni el primero, el medio ni el último– que sea más importante al momento de realizar una actividad. Todos son necesarios.

 

7. La Ley del Enfoque:

“No podemos dirigir nuestra acción más allá de una sola actividad”

En relación con tu crecimiento espiritual, no podemos tener pensamientos y actos negativos y esperar un crecimiento espiritual. Debemos dirigir toda nuestra atención para lograr nuestro objetivo.

 

8. La Ley de la Hospitalidad y Dar:

“Demostrar nuestro desinterés muestra nuestras verdaderas intenciones”

Visto de manera simple, aquello que decimos creer debe manifestarse con nuestras acciones. El desinterés solo es una virtud cuando estamos acomodando algo diferente a nosotros.

Sin una naturaleza desinteresada, el verdadero crecimiento espiritual es casi imposible.

 

9. La Ley del Cambio:

“La historia se repite a si misma a no ser que sea cambiada”

Comprometerse conscientemente a cambiar es la única manera de influenciar nuestro pasado. La historia continuará su camino a menos que nuestra energía positiva la dirija hacia otro lugar.

 

10. La Ley del Aquí y el Ahora:

“El presente es todo lo que tenemos”

Mirar hacia atrás con arrepentimiento y hacia adelante sin esperanza, nos quita las oportunidades del presente. Los pensamientos y comportamientos viejos nos privan de la oportunidad de avanzar en la vida.

 

11. La Ley de la Paciencia y Recompensa:

“Nada de valor es creado sin una mentalidad paciente”

El trabajo duro no puede ser eludido por medio de la ilusión. Nuestra recompensa se reclaman por medio de la paciencia y la persistencia, nada más.

Además, las recompensas no son el resultado final. La alegría verdadera y duradera viene de saber que se hizo lo necesario, en el camino correcto, para obtener los resultados.

 

12. La Ley de la Importancia e Inspiración:

“La mejor recompensa es la que contribuye al Todo”

El resultado final es de poco valor si deja poco o nada detrás.