Mujer real

Mujer real

Las crisis de las Mujeres Reales | Alicia Núñez

En apariencia cualquiera pudiese pensar que una mujer está feliz y realizada, lo que no se ve detrás de ello, es la experiencia emocional que está viviendo en ese momento:

  • Cuando somos la joven adolescente, buscamos reafirmar o descubrir lo que queremos en función de nuestros intereses, habilidades y capacidades, también descubrimos en ese mismo sentido las sensaciones del cuerpo, los placeres y responsabilidades de la sexualidad
  • Al entrar en la adultez, caminamos en el proceso de independencia de los padres, disfrutamos de la libertad y tomamos en nuestras manos la responsabilidad y cuidado de sí misma
  • Más adelante, las mujeres adultas en nuestra plenitud vamos realizando con perseverancia y determinación cada uno de nuestros sueños y anhelos, en muchas oportunidades podemos sentirnos frustradas si encontramos obstáculos, y hasta en oportunidades reinventarnos para transformarlos en otros por los cuales podamos sentirnos satisfechas y realizadas. La pareja y el trabajo requieren dedicación, requieren gestar, dar a la luz e impulsar a crecer nuestros propios proyectos. Por otra parte, si decidimos tener hijos o familia, ellos nos permiten descubrir nuevas facetas de nosotras mismas, cada tropiezo es un aprendizaje. Aunque con tantas labores y responsabilidades el tiempo hay que estirarlo, no podemos dejar de lado el cuidado de sí misma, el apapacharnos cuando lo necesitamos y así consolarnos a nosotras mismas cuando el estrés hace estragos, saber dedicar parte de nuestra vida a estar físicamente activas y a la vez saber cuándo descansar, no olvidar dejar un espacio para las amigas, compartir sin máscara quienes somos, y fortalecernos en esos momentos de risas compartidas, o de apoyo ante los problemas.
  • Una vez que los hijos crecen, o que hemos experimentado el logro de muchas de nuestras metas de vida, nuestro cuerpo se apodera de toda esa energía dedicada al mundo y a las realizaciones, entramos en la menopausia para la cual la más valiosa brújula se encuentra en nuestra sabiduría acumulada con los años, en todo el cuidado que hemos sido capaces de darnos a nosotras mismas, que ahora se refleja en un cuerpo sano, a pesar del paso de los años.

Cada una a su manera va sorteando obstáculos, para ser y sentir, para amar y ser feliz.

 

Escrito por

Alicia Núñez

Psicóloga clínica y de la salud. Psicoterapeuta. Familia, Feminidad, Salud Sexual. Doula.

www.espacioemocional.com

Instagram @spacioemocional

Twitter  @spacioemocional