Soy Mamá

Soy Mamá

La situación política del país: ¿Cómo afecta a nuestros niños? ¿Qué hacer? | Oscar Misle

A continuación responderemos a las 12 preguntas que solemos hacernos como familia:

 

  1. ¿Debemos hablar de política con los niños?

Debemos evitar  caer  en  los extremos. Uno, colocarlos en una burbuja, haciéndoles  ver  que no está pasando nada. Otro,  saturarlos de información hasta intoxicarlos emocionalmente. Lo ideal es administrar la información, tomando en consideración la edad  y momento de desarrollo.
Si  no hablamos  con nuestros niños y niñas sobre lo que está sucediendo, otros lo harán. Se pueden convertir  en  víctimas de manipulaciones, especialmente en los centros educativos cuando los  docentes utilizan el aula para hacer proselitismo político.
Cuando  lleguen a la adolescencia esos espacios vacíos, por desinformación, los hace especialmente  vulnerables  a propuestas  ideológicas  que se  valen de pretextos como el amor, la justicia, la igualdad para atraer su atención e interés. Puede que sean seducidos por  propuestas  que validan y utilizan la violencia como medio  para alcanzar los valores que sustentan los discursos.

  1. ¿Cómo se si los está afectando lo que está pasando en el país?

 

Debemos estar  atentos a las señales, su forma de reaccionar varía. Va a depender de cada niño y va desde mostrarse callado, pasivo,  asumir comportamientos hostiles, temeroso, problemas para dormir, pesadillas, querer estar aferrados a nosotros, presentar trastornos físicos (alergias, síntomas respiratorios, digestivos…) Pueden  incluso experimentar conductas ya superadas como hacerse pipí en la cama, chupar dedo, entre otras.

 

  1. ¿Cómo hago para mantener la calma si me siento a punto de explotar?

 

Los niños saben más de lo que  creemos, captan como nos sentimos. Le podemos transmitir  nuestra ansiedad, angustia, frustración… Es muy importante contar con alguien con  quien desahogarnos, nunca hacerlo con los niños. Necesitan sentirse seguros y protegidos.

 

  1. ¿Cómo explicarle lo que está sucediendo?

 

Debemos hacerlo de forma directa  y sencilla. Tomando en cuenta su edad y características personales, sensibilidad, temperamento… Son perceptivos y captan  cuando algo  anda mal. Saben cuándo  estamos evitando  hablar del tema. Recordemos  que si no lo hacemos nosotros otros lo harán. Los fantasmas de la imaginación pueden ser más duros  que la realidad.  Cuando descubren que mentimos o evitamos, dejamos de ser confiables. Se sentirán confundidos, se preocuparán. Mientras más pequeños debemos evitar hacer énfasis en los detalles. Pasa algo parecido que con los temas sexuales

 

  1. Cómo saber si tienen información sobre lo que está sucediendo?

 

La forma más sencilla y práctica es preguntarles. Nos sorprenderá  lo informados que pueden estar. El parafraseo es importante. No es otra cosa  que poner en nuestra boca los que dicen. Les permite sentir  que los escuchamos y  valoramos su opinión y chequear  con ellos  si captamos bien lo  que  quisieron transmitirnos.

 

  1. ¿Cómo hacer para que no se estresen con las noticias?   

 

Debemos evitar exponerlos a las  imágenes violentas que se generan  en las  confrontaciones. Podemos colocar películas  que los distraigan, leer cuentos con ellos o cualquier otra actividad que los distraiga

 

  1. ¿Se deben modificar las rutinas y ajustarlas según la contingencia?

 

Se deben mantener la rutinas  en la medida de  las posibilidades (horas de comer, hacer tareas, ver tv, jugar, bañarse, etc.). Propicia un  clima de mayor seguridad y estabilidad. No podemos permitir que el clima caótico externo entre a la casa  Se puede ser más flexibles cuando les cueste hacer las tareas, dormir solos y a la hora acostumbrada, puede ser  que sientan miedo y angustia y necesitan el apoyo emocional de la  familia

 

  1. ¿Cómo puedo apoyarlos emocionalmente?

 

Es importante ofrecerles calidez, intercambiar, escucharlos, ser empático poniéndonos en su lugar,  abrazarlos, hacerles sentir que las cosas van a cambiar, aunque no estemos muy convencidos. Hay que ofrecerles seguridad. Recordemos que no tienen ni la edad, madurez y experiencia nuestra.   Con nuestra  atención y contacto físico se sentirán comprendidos; amados  en medio de las confrontaciones o crisis.

 

  1. ¿Si está muy pequeño cómo hago para que se exprese emocionalmente?

 

A través del juego,  dibujos, cuentos podemos estimularlos para que expresen cómo se sienten. No critiquemos  sus reacciones,  comentarios  o sentimientos  si se ponen ansiosos o tensos. Es importante que sepan  que  sentir miedo, rabia o tristeza es normal, y que a nosotros  también nos pasa.

 

  1. ¿Los debo enviar al colegio con tanta tensión y conflicto político?

Lo ideal  es  que  puedan retomar sus  actividades escolares  lo antes posible. Eso les permite mantener su proceso de socialización,    darle continuidad a sus  actividades académicas, deportivas. Se pueden propiciar espacios  para el intercambio y  expresar lo  que piensan y sienten  sobre  lo que está  generando los  conflictos.

La escuela debe convertirse en un espacio educable para que la situación de crisis posibilite formarnos  sobre la democracia, la participación, el respeto a la diversidad, las protestas pacíficas y sin armas, los derechos y responsabilidades  ciudadanas.

 

  1. ¿Debemos permitir que los adolescentes, participen en las protestas?                                                                  Tenemos el deber de proteger a nuestros hijos e hijas  y nos toca decidir   sobre la conveniencia  de  participar en las protestas y manifestaciones, especialmente en  contextos en los  cuales la violencia y la represión se presentan  en el momento  que menos esperamos.Por nuestra misma  condición de adultos,  contamos  con  más  recursos  para auto protegernos en caso de que surja  un incidente. Los adolescentes  son más impulsivos, temerarios y retadores, más si están molestos y afectados por las injusticias y carencias presentes.
  1. ¿Qué hacer si estamos en casa y ocurre que hay bombas lacrimógenas o tiroteos cerca? 

 Tomar medidas como no colocarse cerca de ventanas  y balcones. Si el gas de las  bombas logra colarse por las ventanas cubrirse el rostro con pañitos con agua con bicarbonato,  colocarse en la habitación menos expuesta a la calle… evitar hacer comentarios que puedan  hacer  más tensa la situación

 

Escrito por

Óscar Misle

Educador, orientador, terapeuta

resonancias-oscarmisle.blogspot.com

Instagram @oscarmisleterrero

Twiter @oscarmisle