Éxito en acción

Aprende a manejar el estrés de tu equipo de tu trabajo

Un buen líder no debe limitarse a gestionar su propio nivel de presión, también debe aprender a reconocer y gestionar el estrés de las personas que forman parte de su equipo. Por eso la comunicación es la clave para detectar los distintos niveles de estrés que puedan afectar

1. Facilita la participación

Es imprescindible que cada uno de los miembros de tu equipo tenga bien definidas sus tareas y que les permitas participar en la toma de diferentes decisiones. También debes fomentar la diversidad de talentos y puntos de vista, para que todos puedan sentirse valorados por igual.

2. Ajusta los controles

A muchas personas les  puede resultar estresante que las sometas a un control continuo sobre su trabajo, en cambio otras se pueden estresar por la falta de supervisión. Un buen líder debe saber qué personas necesitan trabajar de forma más autónoma y quiénes esperan que hable con ellas con cierta frecuencia y les diga que van por buen camino.

3. Ofrece el apoyo necesario

Un líder debe fomentar el apoyo social dentro del equipo. Un error muy común en la gestión de los equipos es ofrecer recompensas exclusivamente cuando los rendimientos son excepcionales. Este tipo de premios fomenta la competitividad entre los empleados y destruye el espíritu de colaboración necesario para evitar las posibles tensiones.

4. Recompensas y esfuerzos

El exceso de trabajo es una de las fuentes de estrés que más se repiten, pero una falta de trabajo también puede generarlo. Hay muchas personas que necesitan una cierta presión para funcionar bien. Junto a la cantidad de trabajo hay que buscar un equilibrio en los ritmos establecidos. Si exiges un ritmo excesivamente alto a tu equipo o no le concedes el tiempo necesario para asimilar los cambios, terminarán estresados.