Lo de Hoy

El duelo colectivo que se vive en Venezuela

Hablar de duelo no se remite solamente a un duelo individual, sino también puede tener implicaciones que involucren los sentimientos de una sociedad en general que comparta el dolor hacia los mismos hechos.

Desde el mes de abril se han presentado en Venezuela una ola de protestas continuas, que lamentablemente han dejado el saldo de 94 persona fallecidas, según fuentes extraoficiales. 

 

Sin duda, alguna estos hechos han causado un profundo dolor en la sociedad venezolana, generando un duelo colectivo, que al igual que en el duelo individual, se pasa por las mismas etapas.

Este duelo va desde el shock y la negación, hasta la aceptación y adaptación a la vida después de lo acontecido. Sin embargo, acompañando a esto vienen sentimientos de impotencia porque se piensa que tal vez dichos sucesos pudieron haberse prevenido o detenido.

Los venezolanos estamos viviendo un duelo colectivo

 

Las múltiples pérdidas simultáneas hacen más difícil la elaboración de duelo y aumentan el riesgo para desarrollar depresión mayor.

Cada persona tiene su forma de vivirlo y sentirlo. Unos experimentarán las emociones intensamente; otros se tornarán indiferentes a manera de defensa, porque no están preparados para experimentar el dolor emocional.

A pesar de todo lo negativo, siempre hay algo bueno que puede rescatarse, y es que el manejo colectivo de las emociones negativas, producto de la crisis, evita la posibilidad de interpretarlas como señales de debilidad o minusvalía, sino que por el contrario, se transforman en sentimientos de unidad, solidaridad, amor y bondad.

Esto hace que las personas se sientan apoyadas, acompañadas, y que crean y sientan que pueden salir adelante a pesar de las adversidades.

El duelo colectivo, tiene la ventaja de hacernos sentir acompañados en nuestro dolor, escuchando historias y emociones cercanas a las nuestras y así, reafirmando que “está bien” lo que sentimos. Despierta lo mejor de nosotros como sociedad y seres humanos, lo cual genera que se produzca un sentimiento de esperanza y unidad que al final nos ayudara a sentir que esta dificultad lejos de debilitar, fortalece.