Soy Mamá

Soy Mamá

¿Por qué debo meter a mis chamos en actividades extracurriculares?


La educación académica de nuestros hijos es uno de los pilares fundamentales durante su proceso de formación. Sin embargo, es indispensable que dicha educación vaya acompañada de actividades extracurriculares que fortalezcan otros aspectos importantes en su vida como:

  • La confianza en sí mismo: desarrollando cualidades que lo ayuden a mejorar en función de la actividad, motivándolo a superarse cada día más.
  • Disciplina: a través del deporte o del aprendizaje de algún instrumento, los niños entienden que, con constancia, pueden lograr los resultados que desean.
  • Relaciones Interpersonales: interactúan con otros niños fuera de su entorno escolar y descubren intereses comunes.

Durante estas actividades, los chamos tienen mayor oportunidad de desenvolverse en un ambiente más informal que el de las aulas, descubriendo un entorno social distinto, explorando que es lo que les gusta y lo que no. Recuerda que ellos son como unas esponjas, mientras más pequeños los acostumbres a desarrollar distintas actividades, más rápido crearán hábitos de disciplina.

Entre las tareas más comunes, se encuentran las artísticas, las deportivas y las de idiomas. En las artísticas, pueden experimentar música, dibujo y manualidades. En las deportivas, está el fútbol, la natación y el karate. Y en los idiomas, están las clases de inglés, francés o cualquier otro idioma de su interés.

No obstante, es importante destinar un número específico de horas y días, sin saturar su tiempo libre de forma absoluta, todo esto con el fin de evitar que los chamos se sientan saturados y puedan hacer sus responsabilidades sin ningún tipo de problema, además de tener tiempo libre para leer o ver televisión.

La clave está en encontrar el equilibrio perfecto entre vida escolar, vida familiar y vida extracurricular.