Soy Mamá

Soy Mamá

Crianza con apego: niños seguros e independientes

 

Crianza - con - apego: - niños - seguros - e - independientes - www.vivianagibelliweb.com

 

La crianza con apego es una corriente que predica la creencia en un fuerte enlace emocional con los padres durante la infancia, siendo esto fundamental para el desarrollo de una personalidad segura e independiente, un buen comportamiento, independencia, y relaciones buenas y sanas.

La necesidad de contacto del ser humano está presente desde el momento de la concepción hasta la muerte.

La crianza con apego cuenta con 8 principios basados en la cercanía, el respeto y la atención continua, necesidades que acompañarán al niño durante sus primeros años de vida.

 

  • Mantener los lazos afectivos desde el nacimiento (Birth bonding)

    El primero de los principios está directamente relacionado con el nacimiento del bebé. La crianza con apego es partidaria de los partos naturales , además, se debe producir el primer vínculo de la mamá con el bebé mediante el contacto piel con piel apenas ocurra el nacimiento, pues son momentos de máxima sensibilidad para ambos.

  • Lactancia materna (Breastfeeding)

    Junto con la Organización Mundial de la Salud la crianza con apego es fiel defensora de la lactancia materna: esta debe ser el alimento único y exclusivo que tome el bebé durante sus seis primeros meses de vida, y debe ir combinada con otros alimentos hasta que la madre y el hijo quieran abandonarla.

  • Dormir cerca del bebé (Beding close to baby)

    El colecho es la mejor práctica a la hora de dormir al bebé, pues aporta toda la tranquilidad y seguridad que necesita para tener un sueño placentero. Al dormir acompañado se evita la angustia de separación que experimentan algunos niños durante la noche.

 

  • Mantener el contacto corporal (Babywearing)

El bebé tiene que estar en contacto con su mamá en cualquier situación diaria para mantener una relación de              cercanía. Por tanto, los besos, abrazos y caricias  son esenciales. Los bebés que son llevados en brazos o en                  portabebés se sienten resguardados en contacto directo con la persona que lo lleva, normalmente su papá o su            mamá.

  • Confianza en el valor de su llanto como lenguaje (Belief in the language value of your baby’s cry)

    El llanto es el medio principal que tiene el bebé para expresarse: si se siente incómodo, inseguro, si tiene hambre, sueño, etc. Por ello, es primordial que los padres sepan interpretar el llanto de sus hijos para satisfacer esas necesidades, hasta el momento en el que el niño sea independiente para satisfacerlas por sí solo. Los bebés lloran para comunicarse, no para manipular.

  • Tener cuidado con los adiestramientos (Beware of baby trainers)

    Un estilo de crianza rígida basada en relojes y calendarios no es una forma natural de cuidar a un bebé. Los padres deben ser flexibles con las necesidades de su hijo, por ejemplo no es recomendable forzar al bebé a comer o a dormir cuando no lo desean, hay que enseñarles a comer y a dormir en cualquier lugar.

  • Mantener un equilibrio (Balance)

    A ser padres se aprende y son los hijos quienes nos enseñan. Como en todos los aspectos de la vida, a la hora de criar a los hijos, también hay que tener un equilibrio. Eso quiere decir que no hay que ser ni demasiado permisivo ni muy estricto a la hora de enseñarle disciplina.

  • Mamá y papá, ambos (Both)

    La crianza con apego recomienda crear un ambiente de seguridad y confianza entre los padres y el bebé. De esta forma, cualquier momento que se comparta estará basado en el respeto, el compañerismo y la responsabilidad. Los papás deben transmitir al pequeño esos valores, mediante la relación y actitudes que compartan delante de su hijo.