Mujer real

Mujer real

Consumir agua de coco puede cambiar tu vida. Conoce sus increíbles beneficios

Seguramente la has tomado muchas veces cuando has ido a la playa, como una bebida refrescante, pero el agua de coco esconde una serie de beneficios para nuestra salud que la hacen casi perfecta, tanto así que deberíamos incluirla en nuestra dieta diaria. El agua de coco es una deliciosa bebida, que proviene directamente de la fruta conocida como coco, por lo que es cien por ciento natural, rica en potasio, magnesio y antioxidantes.

La estructura del agua de coco es casi totalmente compatible con el plasma humano, y es por esta razón fue utilizada en el pasado para salvar muchas vidas.  Además sus propiedades isotónicas la hacen ideal para tratar la deshidratación. Al consumir agua de coco estamos fortaleciendo nuestro sistema inmunológico, previniendo virus y eliminando bacterias y toxinas.

  • El agua de coco es un poderoso antioxidante porque contiene citoquininas,  que son un grupo de hormonas vegetales que promueven la división y la diferenciación celular, teniendo un efecto anti-envejecimiento en las células humanas.
  • El agua de coco es el mejor diurético natural porque limpia el tracto urinario, es altamente recomendada para las personas que sufren de cálculos en los riñones porque ayuda a eliminarlos reduciendo su tamaño y expulsarlos de forma natural.
  • El agua de coco favorece la buena digestión porque es alta en fibra. Es usada para tratar enfermedades como la disentería, el estreñimiento y los parásitos. Ayuda en la absorción de los alimentos y mejora la digestión a través de sus enzimas bioactivas.
  • El agua de coco es sumamente eficaz para combatir infecciones.  Es anti-hongos, anti-viral y anti-bacterial.
  • Puedes consumir agua de coco sin preocuparte por las calorías porque es 94% agua. Por cada taza que bebas apenas estas consumiendo 46 calorías
  • Es alcalinizante. Con el consumo de agua de coco el pH de los líquidos corporales disminuye.
  • Fortalece el corazón, reduce los niveles de colesterol y previene la formación de coágulos de sangre, reduciendo el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebro vasculares.