Soy Mamá

Soy Mamá

Cómo preparar tu plan de parto

Hacer un plan de parto se ha vuelto tendencia entre las embarazadas y con buenas razones ya que ayuda a prepararnos para el parto, en definitiva, un momento de mucha ilusión y miedo a la vez.

Desde hace mucho tiempo se ha tenido la idea de que “un plan de parto” solo consistía en llegar al hospital o clínica y dejar todo en manos de los doctores, sin ningún poder de decisión y sin saber exactamente qué opción tenía, sin poder ser protagonistas de nuestro propio parto. Pero no es así.

¿Cómo lo organizo?

  1. Tenerlo listo antes de las 30 semanas o 7 meses

Todo esto con el fin de prevenir la llegada antes de tiempo del bebé.

  1. Definir quién será tu acompañante

Para ello es recomendable escribir su nombre completo y cédula de identidad. Recordemos que el acompañante debe ser alguien en quien puedas depositar tu confianza y te brinde apoyo durante todo el proceso. En el parto lo más importante eres tú y tu bebé, así que siéntete segura, cómoda y apoyada. Si consideras que el acompañante que escogiste no va a cumplir con esos requisitos, lo mejor es reconsiderarlo y elegir a otra persona.

  1. El acompañante debe conocer el plan de parto

El acompañante debe tener una copia, aunque lo ideal sería aprendérselo de memoria, ya que a veces entre contracciones, cansancio y demás, se nos suele olvidar todas las peticiones que hicimos en un principio y ese es el momento para que el acompañante los recuerde y los notifique a los médicos.

  1. Definir qué es importante para mí

Saber lo que quieres antes, durante y después del parto, en este aspecto debemos considerar desde la cultura y creencias, hasta los derechos y deseos.

Pero como todo plan, existe un porcentaje de error y puede que no se cumpla si la salud de nuestro bebé o la nuestra como madre lo impide, pero siempre deben respetarnos e informarnos de todo con amabilidad.