Soy Mamá

Soy Mamá

¿Cómo escoger la mejor actividad extracurricular para mi hijo?

Las actividades extracurriculares son todas aquellas actividades que los niños pueden hacer fuera de sus horas escolares. Además de su función recreativa, las actividades extracurriculares  mejoran el nivel educativo, las relaciones interpersonales y aumentan la motivación de los niños. 

Estas actividades son fundamentales para el desarrollo, porque aumentan la autoestima y desarrollan cualidades personales en función de la actividad. Cada noño debe realizar la actividad que más le guste para ir desarrollando esta pasión y su autoestima. No podemos olvidar que si se fuerza al niño a hacer alguna actividad puede resultar contraproducente y perjudicar su realización personal.

Ahora bien, teatro, pintura,  deportes, idiomas, ballet… afortunadamente la oferta de actividades extracurriculares es cada día más variada. Por eso es necesario que como padres nos preguntemos si nuestro hijo está preparado o interesado en esa actividad que bajo ninguna circunstancia debe ser concebida como una obligación. Cada niño tiene derecho a decidir en qué van a ocupar su tiempo libre.

A continuación te dejamos varios consejos antes de elegir la actividad extracurricular.

 

– Motiva a tu hijo a que practique alguna actividad, pero no le obligues ni le impongas tus gustos.
– Proponle que haga una clase de prueba de lo que ha elegido para saber si le gusta realmente.
– Considera la edad, los gustos, el carácter y las habilidades de tu hijo antes de elegir la actividad.
– No utilices estas actividades  como una forma de premiar o castigar a tu hijo.
– En el caso de que observes que tu hijo no duerme bien, se muestra cansado y pone excusas para no acudir a la actividad, debes evaluar si está sobreocupado. En este caso, no insistas en que siga con la actividad. Cuando crezca un poquito más, podrá asumir más responsabilidades y aficiones.
– Es importante que el niño acuda a la actividad con ilusión y voluntad.
– No apuntes a tu hijo a más actividades de las que puede desarrollar, puede terminar agotado.
– El deporte es un buen canal para relacionarse con los demás y mejorar la forma física y la coordinación de los niños.
– Las actividades artísticas sirven para que los niños aprendan a superarse y a arriesgarse.

 

Recuerda que no todos los niños tiene el mismo carácter, ni los mismos gustos, encuentren juntos la mejor actividad que se adapte a tu hijo y así todos podrán disfrutarlo.