Vivir Viviana

Vivir Viviana

Cambio de look: rubia o morena sigo siendo Viviana

Para nadie es un secreto que mi profesión me exige cambiar constantemente mi imagen y probar cosas nuevas. Después de tener mi cabello oscuro durante muchísimos años decidí jugar un poco con las tonalidades y tuvo que pasar mucho tiempo para que pudiera dar con el tono correcto. Una de las razones por las que decidí hacer esto fue por el tema de las canas, comencé haciéndome más y más reflejos y hubo un momento en que me detuve frente al espejo y no me reconocí, estaba demasiado rubia para lo que realmente manejo, porque los tonos que más me favorecen son los tonos castaños o miel, que son los que me dan algo de calidez en el rostro.

Cuando me pasó esto entendí que tenía que mejorar mi maquillaje, tuve que utilizar colores más fuertes, una base más oscura, usar tonos más oscuros en el párpado porque los tonos claros tienden a empalidecer mucho el rostro y no me veía bien. Además, los tonos que más lucía en mi vestuario ya no me favorecían tanto, porque el cabello negro soporta muy bien casi todos los colores, mientras que el cabello amarillo, al hacerte ver más pálida, se funde con ciertos colores como el violeta o el fucsia, y tuve que excluir algunas tonalidades de mi guardarropa e inclinarme por los tonos azules, verdes, morados y colores pastel.

Lo que quiero dar a entender es que al cambiarte el color de cabello tienes que cambiar otras cosas obligatoriamente, como tu maquillaje y tu vestuario, para poder mirarte al espejo y sentir que sigues siendo la misma mujer pero con un look diferente. Esto que digo está respaldado por la opinión de grandes profesionales del estilismo como lo son mi estilista Ricardo Chang quien dice que es bueno cambiar, pero no todos los colores le favorecen a todas las mujeres, por eso hay que hacer los cambios yendo desde el tono menos claro al más claro, eso si poco a poco y con mucha paciencia, hasta que te sientas cómoda.

 Elio Vásquez, maquillador y estilista dice que hay que acentuar mucho más los ojos y utilizar bases más oscuras, una vez te aclares el cabello para lograr contrastar y no verte demasiado pálida.

Todos estos consejos los he probado desde mi propia experiencia, con el respaldo de mis estilistas quienes me han hecho sentir que sigo siendo Viviana, rubia o morena.