Mujer real

Mujer real

12 hábitos saludables para este 2017

Ya casi estamos en el 2017 y con el llegan todas esas expectativas que esperamos poder cumplir: bajar de peso o por lo menos empezar a hacer ejercicio, irnos de viaje, compartir más con los amigos, inscribirnos en un curso, y la lista puede seguir y seguir. Lograr todos estos objetivos  resulta una tarea no tan sencilla, porque por muchas ganas que tengamos a veces los días se nos van tan rápido que ni tiempo tenemos de pensar en qué era lo que queríamos hacer. En otras ocasiones podemos tener el tiempo pero nuestra motivación está en cero y el no saber ordenar nuestras prioridades hace que nos agobiemos y es allí cuando poco a poco vamos perdiendo las ganas y terminamos sin hacer nada. Para que esto no te pase traemos para ti doce hábitos saludables, uno por cada mes para que puedas cumplirlas todas.

Enero: Beber más agua

 

Empezamos con algo sencillo, quizás pienses que el beber más agua no será un gran cambio en tu vida pero sí lo es. Al mantenernos hidratadas nos da menos hambre, eliminamos toxinas y nuestro cuerpo funciona mejor. En poco tiempo empezarás a ver los cambios favorables en la apariencia de tu piel.

Febrero: El desayuno es una prioridad

 

La comida más importante del día es el desayuno, ¿lo sabes verdad?  si quieres evitar los antojos a media tarde y tener un estilo de vida saludable tienes que hacer de tu desayuno una prioridad.

Marzo: Duerme el tiempo suficiente

 

Dormir de 7 a 8 horas es el tiempo adecuado para darle a nuestro cuerpo el descanso necesario. Si te sientes cansada constantemente y sufres de resfriados frecuentes debes ponerle atención a tus horas de sueño. Evita desverlarte en cosas innecesarias y simplemente descansa.

Abril: Ten un diario de comidas

 

Te impresionará lo mucho que puede ayudarte el tener un diario de comidas y no necesariamente tienes que estar a dieta para tener uno. El llevar un control de tus comidas te ayudará a identificar esos momentos en los que tus antojos te controlan y podrás evitarlos.

Mayo: Ve por una caminata

 

Algo tan simple como hacer una caminata a diario tendrá un impacto muy positivo en tu vida. Para caminar no necesitas nada especial, simplemente las ganas de hacerlo, puedes empezar por pequeñas caminatas de 20 minutos y luego ir aumentando el tiempo.

Junio: Come más frutas y vegetales

 

Las frutas y los vegetales son tus mejores amigos. Empieza por incluirlos en alguna de tus comidas del día y luego se te hará muy sencillo comerlas. Las frutas son muy versátiles y puedes combinarlas en tu desayuno o merienda, y los vegetales son perfectos en cada comida, y lo mejor es que no tienes que preocuparte por subir de peso.

 

Julio: Reduce el tamaño de tus comidas

 

La comida entra por los ojos, ¿cierto? todas más de una vez hemos pecado al servirnos un gran plato casi desbordante de comida, pensando en que todo esto va a caber en nuestro estómago y luego terminamos sintiéndonos mal con una desagradable indigestión.

 

Agosto: Elimina la carne

 

No te decimos que lo hagas de por vida, pero darle un descanso a tu organismo de la carne es muy beneficioso para tu salud, disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y cáncer.

 

Septiembre: Encuentra un compañero para hacer ejercicio

 

Tener un compañero para hacer ejercicio es una de las formas más efectivas de ejercitarte, te ayudará a mantenerte motivada y será mucho más divertido que hacerlo sola.

 

Octubre: Come más despacio

 

Volvemos a las pequeñas pero importantes cosas: darte el tiempo suficiente para comer, saborear y disfrutar de tus alimentos por 20 minutos te hará sentir realmente satisfecha y evitarás picar entre comidas.

 

Noviembre: Desconéctate

 

Cada vez nos cuesta más desprendernos de la tecnología, sea nuestro smartphone, la computadora, la tablet, la televisión… Empieza por darte breaks de 1 hora sin usar el teléfono, 1 hora sin revisar tus redes sociales y conéctate con lo que te rodea: tu familia, tus amigos, ¡tú misma!

 

Diciembre: No te saltes las comidas

 

Saltarte comidas es una de las cosas más dañinas que puedes hacerte: bajarás tus niveles de energía y terminarás comiendo más. No dejes que el trabajo y las obligaciones te roben el tiempo de tu alimentación y come todas tus comidas.